domingo, 9 de agosto de 2015

NUEVO NO ES SIEMPRE LO MEJOR? Controversia con los inhibidores directos de la trombina en cuanto a sus posibles complicaciones



Los Inhibidores directos de la trombina se han asociado a un aumento en el riesgo de Infarto de miocardio (Heart Attack) en múltiples ensayos clínicos, en esta entrada nuestro Blog MEDICRITICA haremos una introducción sobre este grupo de fármacos y posteriormente se hará mención al comentario en la Revista CHEST que inspiro esta Entrada.  

Los inhibidores directos de la trombina o Anti factor IIa (IDT) son fármacos usados comúnmente como alternativa para anticoagulación en los pacientes a cambio de Warfarina o el uso de Heparinas tanto en el ámbito profiláctico como en el terapéutico.

Actualmente se utilizan en el mundo por ejemplo el Dabigatran y  el Bivalirudin para la prevención del tromboembolismo pulmonar (TEP) de origen venoso profundo en miembros inferiores o cardiaco en el caso del accidente cerebro vascular avalados por la FDA, así como con otros fármacos del mismo grupo se utilizan en la prevención de coágulos intracavitarios en pacientes con Fibrilación auricular para la prevención del Ictus.

En cuanto a los IDT inyectables o parenterales existe el Argatroban el cual puede ser utilizado como terapia “puente” en pacientes con uso crónico de Warfarina o trombocitopenia inducida por heparinas (HIT), en esta última patología también pueden ser usados el Argatroban, el Lepirudin o el Desirudin. (El Fondaparinux que no es de este grupo de medicamentos tiene aceptable  evidencia pero no tiene aprobación para esta patología aun).  

El Bivalirudin se utiliza en los eventos coronarios agudos previo a la Revascularización percutanea con implante de Stent, sin embargo en varios ensayos clínicos aumenta el riesgo de trombosis aguda del Stent. 


(Hacer click en las graficas a continuacion para visualizar los artículos)

Sin más preámbulo al dar Click sobre el grafico a continuación podrán acceder al comentario escrito en Enero de 2015 en la revista CHEST por Bruce L. Davidson con un interesante punto de vista.



 Adicionalmente en cuanto al Dabigatran en el 2014 su fabricante pago aproximadamente US$ 650 millones (Ver noticia) a causa de 4.000 demandas de pacientes que experimentaron sangrado dada la condición particular de no tener en el mercado un Antídoto conocido (Condición similar a la que ocurre con Rivaroxaban (Ver noticia).

Aunque en Junio de 2015 Un artículo publicado en el New England Journal mostro que el Anticuerpo Monoclonal idarucizumab Revierte los efectos en la Anticoagulación del Dabigatran. (Para leer el artículo hacer click en la imagen)


 



En Colombia y creeríamos que en el mundo el más usado de los inhibidores directos de la Trombina (IDT) posiblemente es el Dabigatran, el cual es comúnmente usado como alternativa oral a la Warfarina dadas las ventajas de no requerir monitoria y tener menor interacción con alimentos y medicamentos.

En conclusión:

Ante todo lo anterior y es una opinión personal de los editores; solo nos queda por decir que la prescripción de estos “nuevos” medicamentos para reemplazar la tradicional Warfarina o las heparinas, tiene que realizarse bajo condiciones muy particulares, posiblemente en pacientes Jóvenes sin factores de riesgo para enfermedad coronaria o en escenarios que parecen promisorios como en el HIT teniendo en cuenta la imposibilidad (Al menos en Colombia y Latinoamérica por ahora) de revertir de manera inmediata los efectos de la anticoagulación en caso de sangrado. Esto hasta que tengamos mayor evidencia para su uso más seguro y generalizado.